"PARA VOLVER A RESPIRAR RAÍCES"

Desde aquí podremos enterarnos de nuestros antepasados, que radicaron en el Departamento Paraná, Provincia de Entre Ríos, Argentina. Cualquier consulta dirigirse a: anibaljusto50@ciudad.com.ar









viernes, 29 de octubre de 2010

ARRIBADOS DE COLONIA SAN JUAN, CORRIENTES

2º.- LOS COLONOS DE JOHN LELONG
de COLONIA SAN JUAN, CORRIENTES

La Cámara Provincial de Corrientes el 23 de enero de 1853 había autorizado al Gobernador Juan Pujol a celebrar y ratificar contratos a nombre de esa provincia con el objeto de promover en ella la inmigración de familias agrícolas e industriales europeas en gran escala.
En virtud de esta ley, el 26 de febrero de 1853 John Lelong y Adolphe Vaillant (por el armador de Dunkerque E. Pontier y Cía.) firmaron un contrato de colonización. Estos dos empresarios antes habían intentado negociar con el gobierno paraguayo la instalación de una colonia muy ventajosa, propuesta que no fue aceptada (seguramente ante la intención de crear la Colonia “Nueva Burdeos” por parte de Solano López, la que fracasó estrepitosamente).
El 25 de enero de 1855 llegó a la ciudad de Corrientes el primer contigente de unas 160 personas. (Habían partido 257 de Burdeos, pero entre la apreciable mortalidad infantil en la travesía y las deserciones en el camino desde Montevideo hasta lo que debió ser la Colonia San Juan de Corrientes, quedó sólo dicha cantidad.
Como sucedería con Esperanza en Santa Fe, el gobierno correntino cambió el lugar de su emplazamiento por otro situado en las cercanías de la capital, en el puerto de Santa Ana, situado en las cercanías de la capital, frente a la confluencia del Paraná con el Paraguay. Se lo llamó San Juan, en honor, seguramente, al nombre del gobernador.
Otro contingente llegó a principios de 1856 (según periódicos de la época, salieron 250 personas de Montevideo --lugar del transbordo--, llegando en cambio sólo 104 a Corrientes en febrero, en la goleta "Asunción"); pero el gobierno no se encontraba preparado para su recepción, ya que hubo de ordenar a un agrimensor que reconociera para su eventual instalación los terrenos situados en la margen opuesta del Paraná, es decir en el Chaco. Esto revela una desorganización mayor aún que la que encontraron Castellanos y sus colonos al llegar a Santa Fe.
Sin embargo, en mayo de 1856 se hallaban establecidas en la colonia San Juan 74 familias con unas 500 personas, provistas de su cura, el abate Ducasse, y de su maestro de escuela, habiendo obtenido ya tres cosechas de maíz. No obstante, la empresa terminó en un fracaso, provocado por dificultades políticas en la provincia, las maquinaciones del tirano paraguayo López, el asilamiento de la zona que dificultaba la colocación de los productos, la competencia de otros agentes colonizadores, la poca extensión de la tierra concedida a cada familia y la diversidad de los cultivos que debían efectuar. Carlos Beck, que estaba al tanto de los entretelones de las políticas de aquel tiempo, afirma que --contra lo que se suele repetir-- la simpatía del gobierno por esta empresa era sólo fingida, y que el gobernador trabajaba secretamente para su destrucción. La colonia se disgregó en su mayor parte; algunos se trasladaron a Yapeyú, otros a entre Ríos. Como bien señaló M. Macchi, a pesar de esto, "la brecha estaba abierta para lo sucesivo. Brougnes y la colonia San Juan marcan el comienzo de una etapa de significación para el país, cual es la que se refiere a la incorporación del elemento europeo en nuestro suelo".
El contrato de Lelong y Cía. tuvo innumerables inconvenientes para su concreción, sobre todo por la guerra entre Francia y Crimea, que resintió la emigración de potenciales soldados para sostener la misma, perjudicando el interés de acarrear colonos hacia Sudamérica. El Gobernador Pujol, por otra parte, había resuelto la disolución del contrato; sin embargo A. Vaillant el 18 de junio de 1856 le comunicaba a Pujol desde Buenos Aires que su socio Lelong había informado de un contrato con la casa de los señores Kunemen y Cía, de Estrasburgo, para el traslado a Corrientes de la mitad de los 12.000 colonos destinados a instalarse en las tierras concedidas. Esta carta fue causal de una fuerte reacción de Pujol, que entendía desistido el emprendimiento, por lo cual se dirigió a Urquiza, quién consideró que el contrato había caducado y que el Congreso Nacional no lo aprobaría.
Para el caso de que algunos colonos ya habían sido embarcados, opinaba lo siguiente: “sin embargo, como según la carta del señor Lelong deben venir ya en camino algunas familias que él envía, puede Ud. disponerse a recibirlas; pero avisándole inmediatamente que no mande otras más contando sobre las bases del contrato, y asegurándole que éstos se reciben por no dejar defraudadas las esperanzas de esos infelices que vienen en busca de trabajo, pero no reconociendo obligaciones impuestas por un contrato legalmente disuelto”.
Así también en esta oportunidad fracasó el embarque que pretendió hacer entre agosto y octubre de ese año y Lelong se dirigió nuevamente a Pujol informando haber entregado el primer grupo de colonos para fundar la colonia en Corrientes, de acuerdo al oportuno contrato, y que un grupo sería conducido por un señor Setordaux y otro le seguiría de cerca dirigido por un señor Adler.
Al mismo tiempo Lelong recibía una carta de Vaillant desde Buenos Aires donde comunicaba sobre las dificultades que existían por el vencimiento del contrato, lo que originó una acción ante el consulado de Francia en Montevideo solicitando su intervención para hacer respetar el contrato en cuestión, ya que había asumido compromisos que no se podían volver atrás. El 6 de enero de 1857 Lelong informó a Pujol que el señor Adler se había embarcado desde El Havre en diciembre último con cuarenta colonos bien seleccionados, que esperaba llegaran a Corrientes.
Fue el Cónsul de la Confederación en Suiza, Aquiles Herzog Berri, quién se dirigió a Pujol el 7 de Marzo de 1857, desde Basilea puntualizando que la Casa Beck y Herzog de Basilea, conjuntamente con la Casa Vial d’Aram de París, se había hecho cargo de la ejecución del contrato de los señores Lelong y Vaillant. No obstante ello Lelong siguió reclutando colonos en Europa. De acuerdo a una carta que el 7 de abril de 1858 Lelong le envió a Urquiza a San José, le mencionaba a Carlos Beck como su representante para dar cumplimiento al oportuno contrato y que sus actitudes le habían traído dificultades con sus socios. De acuerdo a la carta, los colonos habían arribado en cuatro buques, a saber: “Mary Mc. Near”, “Île Marie”, “Maasland” y “Concordia”.
En este cuadro de situación se encontraron quienes se embarcaron el Europa rumbo a la Colonia San Juan que debería fundarse en Corrientes.
Otro que aporta datos en este caso es el Pbro. Gabriel Oddier en su trabajo “Historia de San Jerónimo Norte”; respecto al contingente que llegó para la Colonia San Juan de Corrientes y que se dispersó en distintas direcciones, del que partieron las ocho familias que se ubicaron en “Las Conchas” precisa que también intervino en la ejecución del contrato de Lelong la agencia de emigración de Juan Barbe de Havre, Suiza, que fue, en definitiva, la que tuvo que afrontar una demanda que le iniciaron en Montevideo los colonos Francisco y José Sattler y Francisco Albrecht “por no haber sido conducidos por dicha empresa al destino convenido, la ya mencionada Colonia San Juan de Corrientes, y por extravío de parte del equipaje”, a raíz de lo cual la empresa había sido sentenciada al pago indemnizatorio de 9.478,50 francos el 28 de octubre de 1858. Como se puede apreciar se introduce otra agencia que toma la responsabilidad de llevar adelante la empresa iniciada por Lelong (Juan Barbe), la que sería en definitiva la que trajo el contingente del que se desprendieron las ocho familias que se instalaron en la Colonia Las Conchas (Villa Urquiza). Según esta versión, el contingente posterior de Beck y Herzog fue el derivado para la instalación de Colonia San José, Entre Ríos.
En otra versión del mismo hecho, en la página 86 del Tomo I del libro de Alexandre Carron “Nos Cousins d’ Amerique”, se hace mención a las familias valesanas que se embarcaron en “El Quijote”, convoy que arribó al Río de la Plata el 12 de agosto de 1857, con destino final a la provincia de Corrientes, quienes de la mano de John Lelong, y su representante Carlos Beck, embarcaron para remontar el Paraná en el vapor “El Pampero” y en Paraná, Entre Ríos, se enteraron de que el mencionado empresario tenía el contrato de colonización vencido. No obstante ello viajaron rumbo a Corrientes con el grupo de familias restantes, ya que habían descendido en Buenos Aires algunos emigrantes que no habían firmado contrato y otros se dirigieron a Santa Fe, tal el caso de Jean Jacques Udrizard y Jean Tabín (de Anniviers), quienes se unirían a los valesanos de Esperanza.
Llegados a Corrientes el 24 de agosto de 1857, confirmaron la rescisión del contrato y por esta razón la mayoría decidió tomar otros rumbos. De acuerdo a esta versión, algunas familias del Bajo Valais descendieron para radicarse en los alrededores de Paraná, tal el caso de los hermanos Antillé, Simón Block y Charles Joseph Jacquier. Otras ocho familias pertenecientes al Alto Valais, habiendo bajado también a Paraná obtuvieron del Gobierno de la Confederación tierras a cuatro leguas al norte, sobre la margen izquierda del arroyo Las Conchas.
Respecto a estos inmigrantes, el General J. J. de Urquiza, en contestación a la carta antes mencionada enviada por Jhon Lelong el 7 de marzo de 1858, contestó lo siguiente, respecto a este contingente: “me hallaba en Paraná el año anterior, cuando el señor Beck se me presentó allí diciendo que esperaba por momentos varios buques que debían llegar de Europa conduciendo un crecido número de familias que había mandado venir para una empresa de colonización en la provincia de Corrientes, pero que desgraciadamente esa empresa acaba de fracasar, y se hallaba en un caso extremo de desesperación por no saber qué destino dar a esas familias, que indudablemente se hallaban expuestas a perecer de necesidad; que en tan afligente situación impetraba mi consideración en obsequio a tantos desgraciados”. El resto de estos contingentes formó más tarde la Colonia San José, de Colón, Entre Ríos.
De los que descendieron de la fracasada Colonia San Juan, de Corrientes, en la página 86 del libro de Alexandre Carron “Nuestros Primos de América”, Tomo I, hace mención a las vicisitudes por las que atravesaron estos inmigrantes valesanos desde su embarque en “El Quijote”, convoy con el que llegaron al Río de la Plata con el empresario Jhon Lelong el 12 de agosto de 1857, con destino final a Corrientes. Algunos de ellos eran los siguientes:
01.- Joseph Caloz (de Chipis);
02.- Simon Bloc (de Chalais);
03.- Francois Sattler (de Visperterminen) y
04.- Joseph Sattler (de Visperterminen);
05.-Antonio Rudaz (de Vex) y QUEDÓ EN CORRIENTES
06.- Maurice Udrisard (de Vex); QUEDÓ EN CORRIENTES
07.-Francios Albrecht (de Mörel);
08.- Joachim Antille (de Chalais) y
09.- Michel Antille (de Chalais),
10.- Pierre Monniez (de Sierre); QUEDÓ EN CORRIENTES
11.- Alois Zwissig (de Sierre) y
12.- Pierre Schnider (de Sierre);
13.-Antonio Héritier ( de Savièse) y QUEDÓ EN CORRIENTES
14.- Charles Joseph Jacquier (de Savièse);
15.- Jean Jacques Bourban (de Nendaz),
16.- Francois Morend (de Vex);
17.- Pierre Nicolin (de Saint Léonard);
18.- Louis Antille (de Chalais);
19.- Antoine Nendaz (de Herémence); QUEDÓ EN CORRIENTES
20.- Pierre Joseph Schalbetter (de Alto Valais);
21.- Félix Schalbetter (de Alto Valais); Antoine Elquer;
22.- Ignace Heldner (Alto Valais);
23.- Viuda de jean Joseph Ambord (Alto Valais);
24.- Viuda de Aloys In-Albon (Alto Valais)
25.- Maurice In-Albon (Alto Valais)y
26.- Francios In-Albon (Alto Valais).
Algunos de los emigrantes que no habían firmado contrato con Jhon Lelong se quedaron en Buenos Aires, otros viajaron a Santa Fe para unirse a los valesanos ubicados en la Colonia Esperanza, como Jean Jacques Udrisard y Jean Tabin (de Anniviers). Sobre el barco a vapor “El Pampero” viajaron los restantes, llegando a Corrientes el 24 de agosto de 1857. Ya se habían enterado del vencimiento del contrato en Paraná y a su arribo a la capital correntina solo confirmaron la desgraciada noticia.
Algunas familias decidieron igualmente buscar suerte en esa zona, tal el caso de las familias que en junio de 1859 se registran en la Colonia San Juan, a 20 kilómetros de la ciudad de Corrientes, a saber: Pierre Monnier, Antoine Héritier, Antoine Nendaz, Maurice Udrisard y Antoine Rudaz. Otras seis familias se ubican en las cercanías de la ciudad capital y las otras familias del Bajo Valais descendieron a la región de Paraná. Los hermanos Antille y Simón Bloc trabajaron en la granja del Barón Du Gratty (inmediaciones de El Brete), en tanto que Charles Joseph Jacquier encontró trabajo en las tierras del Ministro de finanzas de la provincia (en los campos de Vicente del Castillo), antes de hacerse propietario de un terreno cerca de la villa de Paraná.

Ocho familias de Alto Valais que también habían llegado a Corrientes eligieron descender a Paraná, donde obtuvieron tierras del gobierno de la Confederación a cuatro leguas más al Norte (Villa Urquiza), sobre la margen izquierda del río Las Conchas. Los jefes de familia eran los siguientes: Félix Schalbetter, Pierre Joseph Schalbetter, viuda de Jean
Joseph Ambord, Francois Sattler, Ignace Heldner, viuda de Alois In-Albon, Joseph Sattler, y Maurice y Francois In-Albon. Varias de estas familias estuvieron un tiempo en Villa Urquiza y luego se desplazaron hacia la zona de chacras o quintas de Paraná.
01.- Doña Catalina Sihall Peder (o Feder) Viuda de Jean Joseph Ambord (Alto Valais);
02.- Joachim Antille (de Chalais) y Los hermanos Antille y Simon Bloc trabajaron en la granja del Barón Du Gratty (inmediaciones de El Brete
03.- Luis Antillé (de Chalais).
04.- Michel Antille (de Chalais), Los hermanos Antille y Simon Bloc trabajaron en la granja del Barón Du Gratty (inmediaciones de El Brete.
05.- Simon Bloc (de Chalais); Los hermanos Antille y Simon Bloc trabajaron en la granja del Barón Du Gratty (inmediaciones de El Brete).
06.- Viuda de Aloys In-Albon (Alto Valais).
07.- Maurice In-Albon (Alto Valais).
08.- Francios In-Albon (Alto Valais).
09.- Charles Joseph Jacquier (de Savièse).
10.- Ignace Heldner (Alto Valais).
11.- Antoine Rudaz. Por 1859 estaba radicado en cercanías de ciudad de Corrientes.
12.- Félix Schalbetter (Grenfiöls - Alto Valais).
13.- Pierre Joseph Schalbetter (Grenfiöls - Alto Valais).
14.- Francois Sattler (de Visperterminen).
15.- Joseph Sattler (de Visperterminen).

No hay comentarios:

Publicar un comentario